Categoría: Bodas y Celebraciones

Detalles originales para los invitados

¿Cuántas veces habéis ido a una boda y habéis vuelto con un regalo que no sabéis ni dónde guardar? Desde hace ya algunos años, las bodas han dejado atrás los típicos tópicos y protocolos anticuados para convertirse en eventos llenos de detalles, sorpresas y momentos inesperados para todos los invitados. Por eso, cada vez surgen más estilos de bodas y ahora acudir a una boda deja de ser un compromiso aburrido y costoso para convertirse en una fiesta que no te puedes perder.

detalles boda

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre estos toques originales que hoy en día se estilan tanto en las bodas. Hoy queremos hablaros de los detalles para los invitados y daros algunas ideas. Teniendo en cuenta la cantidad de gastos que trae consigo una boda, os vamos a dar ideas de regalos DIY (do it yourself), hechos por vosotros mismos. Este tipo de regalos cada vez se estilan más en las bodas y siempre son muy apreciados porque, además de resultar útiles, se plasman en ellos la ilusión y el detalle de los novios para con sus invitados.

Para los cocinillas…

Si os gusta cocinar y se os da bien, podéis aprovecharlo para obsequiar a vuestros invitados con suculentas delicias como mermeladas o confituras caseras, galletas o licores varios, por ejemplo. Hacer mermerlada es muy fácil y, además, se puede preparar con suficiente antelación y envasar para evitar agobios antes del gran día.

Aquí os dejamos la receta para hacer mermelada de moras, pero podéis hacerla de la fruta que más os guste, esté de temporada o de frutas variadas, de tomate, de pimiento…

Ingredientes que necesitaréis:

  • 1 kilo de moras
  • 500 gramos de azúcar moreno o 400 gramos si es azúcar refinado
  • Zumo de limón

Preparación:

Primero, limpiamos y lavamos las moras. Las cortamos a la mitad y las ponemos a macerar en una cazuela con el azúcar y el zumo de limón, dejándolas reposar unas horas.

A continuación, ponemos la cazuela a fuego medio y dejamos cocinar unos 35 – 40 minutos. Tendremos que remover cada cierto tiempo e ir eliminando la espuma que se genere. Cuando veamos que la mezcla tiene textura cremosa y más o menos homogénea, retiramos del fuego. Si preferimos que la mermelada esté más ligera, podemos pasar la batidora o el pasapurés.

Antes de rellenar los tarros con nuestra mermelada, tendremos que haberlos esterilizado. Para ello, solamente tendremos que introducirlos en una cazuela con agua hirviendo y dejarlos durante 10 – 15 minutos. Los sacamos y dejamos que escurran y que se sequen, procurando no tocar el interior.

Con los tarros bien limpios y esterilizados, los rellenamos con mermelada, cerramos y los dejamos boca abajo para favorecer el vacío, durante 24 horas. Otra opción de asegurarnos conseguir el vacío es poner los tarros al baño maría durante 30 minutos. De este modo, nuestra mermelada se conservará sin problemas durante varios meses.

Como se trata de un detalle para una boda, tendremos que pensar en algún tipo de decoración para que quede más bonito. Una buena idea es darle un toque rústico con la típica tela de cuados de Vichy que podréis encontrar fácilmente en cualquier centro textil. Podemos comprar retales de varios colores. Recortamos círculos de tela lo suficientemente grandes para que quede sobrante alrededor de la tapa del bote. Con cola blanca, podemos pegarlos a la parte superior de la tapa y, con ayuda de una cuerda de yute, fijar su sujección al cuello del bote. Por último, en etiquetas adhesivas escribiremos “Mermelada Casera de Mora” (o lo que prefiramos) y listo, un regalo original, útil y especial para nuestros invitados.

mermelada casera

Este regalo puede valer perfectamente tanto para chicos como para chicas. Sin embargo, quizás prefiramos hacer regalos diferentes para unos y para otras. Por eso, otra buena y económica idea, es regalar algún licor casero para los chicos. Aquí os dejamos la receta del típico licor de limón italiano o Limoncello. También podemos hacer licor casero de moras, pacharán, licor café, licor de almendras… hay muchísimas posibilidades!

Ingredientes:

  • 1 kilo de limones
  • 1 litro de aguardiente
  • 1 kilo de azúcar
  • 1 litro de agua mineral

Preparación:

Lo primero será limpiar muy muy bien los limones. Con un pelador de patatas o un cuchillo muy bien afilado, iremos pelando los limones con cuidado de no coger la parte blanca para que no amargue. Colocaremos todas estas pieles en una jarra de cristal de boca ancha, o un recipiente similar pero con tapa, y las mezclaremos con el aguardiente. Para que no se evapore el alcohol tendremos que cerrar muy bien nuestro recipiente; bien con un corcho o con una tapa si es un bote y ayudándonos de un papel film por fuera ajustado con una goma o un cordel. Dejaremos macerando entre 8 y 15 días, hasta que el aguardiente haya cogido un buen color amarillo.

preparacion limoncello

Pasados estos días, prepararemos el almíbar. Para ello, pondremos el agua y el azúcar en una cazuela y lo pondremos al fuego a que se mezclen bien. Mientras tanto, podemos filtrar el aguardiente para eliminar las cortezas de limón. Retiramos la cazuela del almíbar del fuego y dejamos que enfríe. Cuando ya esté fría, añadimos el alcohol y mezclamos. El resultado tiene que ser de una tonalidad amarilla opaca, típica del limoncello.

Al igual que con la mermelada, para regalar este licor en nuestra boda, tendremos que hacernos con botellas pequeñas de licor, esterilizarlas bien y rellenarlas. Por último, etiquetaremos nuestras botellitas y las adornaremos en el tapón con algún cordel bonito y flores secas, por ejemplo.

limoncello

En próximos posts os daremos más ideas de detalles para vuestros invitados hechos por vosotros mismos, como pulseras, collares, jabones o bálsamos labiales. No os lo perdáis!

Dale a tu boda un toque especial

¿Fotomatón o Photocall?

Últimamente está muy de moda en las bodas contratar servicios de fotografía pero con un toque diferente. Estamos hablando de los fotomatones o los photocall. El primero de ellos es el fotomatón de toda la vida, una cabina en la que nos sentamos y nos hacen fotos de carnet en varios disparos. Sin embargo, en un evento como una boda la cosa cambia.

fotomaton

Son muchas ya las empresas que ofrecen este servicio de una forma muy divertida. Normalmente, el fotomatón incluye todos los detalles, desplazamientos y la atención durante el evento para que no tengamos que preocuparnos de nada. El personal de la empresa se encarga del desplazamiento, montaje, la atención durante la boda y el desmontaje posterior. Existen muchas posibilidades, se puede contratar por horas o durante todo el evento, en función de nuestro presupuesto y de la planificación del resto de la boda. Para darle un toque más divertido aún, suelen acompañar el posado con un atrezzo muy simpático y muy de moda: pelucas, boas de plumas, bigotes, sombreros, gafas enormes… y todo lo que se nos ocurra!

Además, para que tanto los novios como los invitados se lleven su recuerdo, dan varias copias. Por lo general, una de las copias se pega en un libro de firmas, en donde los protagonistas de la instantánea escriben un mensaje dedicatoria para los anfitriones. De este modo, las posibilidades pueden ser infinitas…! Normalmente, en una boda no hay tiempo suficiente para hacerse fotos con todos los familiares y amigos, y siempre se echa de menos poder recordar esos momentos tan especiales con las personas que más queremos. Por eso, la idea del fotomatón es estupenda. A lo largo de la celebración, se puede entrar tantas veces como se quiera a hacerse fotos con distintas personas, distintos atrezzos y posturas varias, a cada cual más divertida!

fotomaton bodas

Este servicio no está reñido en absoluto con la fotografía tradicional de bodas. Todo lo contrario, en esta segunda, las fotos estarán hechas por profesionales, con un encuadre y un juego de luces que consiguen sacar lo mejor de cada invitado, así como de los novios. Este tipo de fotos, siempre han sido más formales y tradicionales, sin embargo cada vez son más los profesionales que optan por darle un toque más desenfadado y dinámico a los reportajes de boda. Ahora se fijan más en los detalles y persiguen humanizar más el evento, hacerlo más natural, enfocándolos en muchas ocasiones como pequeños reportajes de sociedad, buscando captar momentos especiales que transmitan y recojan las sensaciones de estos eventos tan especiales.

Como bien sabemos, estos reportajes suelen incluir también un vídeo que recoge los mejores momentos, tanto del enlace, como de la celebración posterior. El vídeo es una ocasión estupenda para que los invitados puedan dedicar mensajes y felicitaciones a los novios. Al igual que con los reportajes fotográficos, estos montajes de vídeo se están conviertiendo en muchas ocasiones en pequeños cortometrajes con una edición muy cuidada, incluyendo bandas sonoras que signifiquen algo para los novios y momentos especiales que antes no se inmortalizaban.

En función del presupuesto que tengamos planeado para celebrar nuestra boda, podremos también contar con un photocall, como el de cualquier evento de sociedad que se precie. Al igual que con los fotomatones, existen muchas empresas que se encargan de organizarlo todo para que no tengamos que preocuparnos de nada, incluso existe la posibilidad de contratar ambos servicios (fotomatón y photocall) con una misma empresa. Sin embargo, si contar con fotógrafos profesionales y un fotomatón ya supone un esfuerzo y nuestro presupuesto se nos dispara, siempre podremos confeccionarlo nosotros mismos, Do it Yourself!

photocall

Es más, podremos crear un photocall con un toque simpático en donde nuestros invitados puedan hacerse fotos con las cámaras de sus smartphones para tenerlas de recuerdo. No necesitamos más que un fondo divertido (una foto ampliada, un poster o un cartel de un paisaje, o unas bonitas telas) y una buena iluminación. Al igual que en el fotomatón, contar con complementos que den un toque más divertido a las instantáneas hará que tengamos unas fotos de lo más original. Incluso si aprovechamos los selfies que tan de moda se han puesto a raíz de la última Gala de los Oscar de Hollywood, podremos hacer un photocall de selfies. Buena idea ¿verdad? Y si todavía queremos darle un último toque para sorprender más, podemos hacernos con una cámara tipo Polaroid que pueda imprimir en el momento la fotografía, así cada invitado se llevará su recuerdo o bien, poner un gran mural con unas chinchetas para que vayan colgando allí las fotos que se hagan.

Como véis, hay opciones para todos los gustos y para todos los presupuestos. Ya sabéis que en Restaurante Canónigos tenemos muy en cuenta la situación que estamos atravesando, por eso, contamos con un estupendo menú “low cost” que os permitirá poder contratar servicios como el fotomatón o el photocall sin agobios. De este modo, tanto vosotros como vuestros invitados podrán disfrutar de una boda original, especial, donde ellos también se convertirán en los protagonistas y que, seguro, no olvidarán jamás.

¡Estamos siempre a vuestra disposición para hacer del día de vuestra boda una experiencia inolvidable!

QUÉ SE PUEDE REGALAR EN UNA BODA

3424691075_ca09d7c57f_z

A la hora de hacer un regalo de boda no se suele hacer el mismo regalo en el caso de sí se acude solo, en pareja o acude la pareja acompañada de todos sus hijos.

Es por esta razón y porque los regalos se han convertido en algo esencial en la mayoría de las celebraciones, ya sean estas una boda, o bien un cumpleaños, aniversario, bautizo, comunión, etc. que un regalo de boda se debe hacer simplemente por el mero hecho de que se haya realizado la invitación a pesar de que luego se acuda o no. La regla tácita, pero que no esta escrita dice que sí se acude a una boda con banquete, el regalo que se le haga a los novios debería cubrir al menos el precio del cubierto, y el valor del mismo debería estar en función del número de personas que acudan al banquete y realicen ese regalo. Es por esta razón que el acudir uno solo, una pareja o la pareja y sus hijos va a aumentar el precio del regalo.

A la hora de realizar un regalo, esta tarea puede ser ardua y además no se sabe sí se va a atinar con la compra, es por esta razón que en las bodas se ha de regalar más con el corazón que con la cartera, y a pesar de que no se vaya a acudir a la boda es conveniente que el invitado tenga un detalle con los novios.

Cuando se vaya a escoger un regalo de boda, se ha de primar ante todo las razones de utilidad del mismo, ya que hay que evitar el regalar dinero siempre que esta opción sea posible por parte del invitado. Y en el caso de que el invitado prefiera regalar dinero a los novios, es conveniente que se haga con parejas con las que el invitado tenga una especial confianza, y siempre que antes de realizar la entrega de dinero, los novios hayan expresado su conformidad con recibir dinero. A pesar de que se entregue dinero, se puede a su vez entregar un pequeño detalle para que de esta forma los novios tenga un recuerdo del invitado. A la hora de pedir dinero por parte de los novios, no hay un protocolo escrito y existen muchas tradiciones al respecto según la zona geográfica del país. Así por ejemplo en el caso de Cataluña, lo normal es que sí los novios quieren recibir dinero por su boda, lo que hacen es que en la invitación de la boda incluyen el número de cuenta corriente donde quieren que se realice el ingreso. Esta costumbre se está empezando a extender por todo el país.

Una de las maneras más utilizada por parte de las parejas, es el de realizar una lista de boda en un establecimiento especializado. Gracias a la lista de boda se simplifica la realización de los regalos a realizar, ya que los novios no van a recibir regalos duplicados y a su vez los invitados pueden escoger el regalo a realizar de una manera más sencilla, ya que se evitan el regalar algo que más adelante no les va a ser de utilidad a los novios. Normalmente cuando se realizan las listas de bodas, es porque así los novios aprovechan los regalos de los invitados para equipar su futura casa de casados, a su vez se puede aportar la inclusión de objetos más caros y que pueden ser comprados conjuntamente entre un número determinado de invitados.

En el caso de que no haya lista de boda o un invitado no quiera realizar un regalo que este incluido en ella, el invitado a de tener en cuenta que los regalos más tradicionales y útiles que se pueden realizar en una boda son los electrodomésticos, cualquier tipo de elemento decorativo como puede ser un jarrón, lámparas, muebles, etc. y también aunque es posible que se repita con otros invitados vajillas, cristalería y similar. Es conveniente el evitar realizar regalos personales, aún en el caso de que exista mucha sintonía entre el invitado y los novios.