ahorrar en bodas

8 consejos para ahorrar en los preparativos de tu boda

En restaurante Canónigos el haber acogido en nuestros salones a cientos de personas que nos han elegido para celebrar su boda nos ha aportado la experiencia suficiente para poder ofreceros algunos consejos que pueden facilitaros las cosas a la hora de enfrentaros a los preparativos de una boda.

El punto de partida de muchas personas es el mismo: las cosas en la economía no están para tirar cohetes pero es uno de los días más importantes de tu vida y quieres que todo salga perfecto. Teniendo en cuenta que el coste medio de una boda en España es de 13.000 euros, de algún sitio hay que recortar. No se trata de perder magia ni bajar la calidad de los servicios sino de poner en práctica las enseñanzas de la economía low-cost y eliminar lo innecesario.

1.- Prepara un presupuesto e intenta ceñirte a él. Los imprevistos surgirán pero al menos tendrás por escrito una lista de lo que consideras imprescindible, importante o accesorio -y de dónde recortar en caso de que no llegues a todo-.

2.- Hazlo con tiempo. No sólo sortearás, o al menos reducirás, escenas estresantes, sino que evitarás decisiones y compras de última hora que pueden disparar tu presupuesto. Las prisas son malas consejeras.

3.- Banquete. Es uno de los momentos más importantes de la celebración, así que no bajes el listón de tu velada. Si buscas bien verás que existen muchos restaurantes que sin recortar en la calidad del menú nupcial han sabido adaptarse a los presupuestos ajustados. La clave es encontrar unos profesionales que sepan aprovechar al máximo las materias primas y elaborar un menú digno de una jornada así sin depender de productos de precios inviables.

4.- Vestido de novia. Este es uno de los mayores gastos y, como todos sabemos, una prenda que probablemente no volverás a usar en tu vida. Conscientes de eso, cada vez son más las tiendas que ofrecen vestidos de segunda mano o en alquiler: se encuentran en perfecto estado, vienen directos de la tintorería y la variedad es tan amplia como en el mercado a estrenar. Otra opción son los vestidos de muestra o en liquidación por fin de temporada, a precios muy reducidos y sin ninguna tara.

5.- Ramo de flores. El abanico aquí es muy amplio, pero las opciones más económicas suelen ser los ramos artificiales o las flores de temporada. Si te atreves, elaborarlo tú misma también supondrá un descuento.

6.- Invitaciones. Son el gran protagonista de la artesanía matrimonial. Fabricar invitaciones caseras no es sinónimo de resultado cutre. De hecho, en internet puedes ver cientos de ejemplos de invitaciones caseras que no sólo no tienen nada que envidiar a las industriales sino que añaden un plus de originalidad -échale un ojo a los tutoriales de scrapbooking-. Podéis hacerlas a partir de una fotografía de la pareja, personalizarlas añadiendo un detalle para cada invitado o, si sabéis algo de edición, en formato video.

7.- Regalos. El otro básico del do it yourself. Los regalos de las bodas, aunque han ido evolucionando desde las figuras que poblaban las estanterías de las casas -y en muchos casos, el fondo de los cajones-, siguen suponiendo un gasto desproporcionado y, generalmente, un obsequio inútil. La imaginación no sólo os ahorrará algún dinero sino que evitará que vuestro recordatorio termine en la basura: desde un CD con una carátula chula y vuestra lista de canciones favoritas hasta una botella de vino de alguna bodega local y un etiquetado propio.

8.- Sobre todo, recuerda de qué va todo esto. Que los novios quieran tener un día perfecto e inolvidable es normal, que deseen festejarlo por todo lo alto y agasajar a familiares y amigos es comprensible, pero no hay que agobiarse por no disponer de un presupuesto infinito. No se trata de filosofía barata sino de sentido común: después de la boda, el día más feliz de vuestra vida probablemente esté por llegar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *