PROTOCOLO EN UN BANQUETE DE BODA

Bride_and_groom_signing_the_book

Cuando se quiere celebrar un banquete de boda clásico es importante planificar todos los detalles posteriores a la ceremonia, evitando de este modo que surjan problemas con los invitados durante la celebración del banquete.

A la hora de seleccionar los invitados lo habitual es que cada miembro de la pareja haga su lista individual de las personas que va a invitar entre sus familiares, amigos, compromisos, etc y luego en conjunto se haga una selección de todas las personas que se pueden invitar a la boda, siguiendo los intereses de ambos. En este sentido el protocolo es más abierto y no obliga a aplicar las normas o las reglas de una manera tan estricta como sí fuera un acto oficial, sino que en este caso es preciso utilizar criterios más útiles y cercanos.

En este sentido pueden hacerse varias distribuciones, así por ejemplo se pueden hacer grupos por afinidades entre los diferentes invitados y esta colocación puede hacerse poniendo en una o varias mesas a los amigos, en otra zona los familiares, los compañeros de trabajo en otra, etc. así hasta que estén ubicados y colocados todos los familiares y amigos que van a acudir al evento. Sí por un casual los novios quieren ser aún más protocolarios se recomienda ubicar a un familiar cercano en cada una de las diferentes mesas, para que sea este el anfitrión y de esta manera se encuentren más atentos a las diferentes necesidades que puedan surgir, esto obliga a eliminar al menos una mesa de los familiares pero de este modo se presta una mayor atención hacia los invitados.

Es muy necesario tener presente en el momento de hacer la separación que hay que evitar sentar en la misma mesa a personas que tengan una enemistad manifiesta o que existan ciertas rencillas personales entre comensales que puedan arruinar el banquete, sobretodo teniendo en cuenta que en este tipo de celebración se suele beber mucho.

Otra forma de unir a los invitados en las mesas puede ser por edades, sentando de este modo a los niños y los más jóvenes juntos, y luego ya a los amigos y familiares más mayores.

Cuando los invitados se encuentran ubicados en la mesa, el siguiente paso que hay que dar por parte de los novios es el de colocar las mesas más cercanas a la presidencia, que este caso es la de los novios, y es aquí donde se van a ubicar aquellos parientes que tienen una relación más cercana a los novios como son los padres, hermanos y los amigos más cercanos.

Normalmente junto a los novios en la mesa presidencial se van a sentar los padres y los padrinos, y en ocasiones algún invitado que se considere especial por parte de los recién casados, como puede ser el sacerdote que ha oficiado la ceremonia, los abuelos o cualquier otro familiar que la pareja considere oportuno colocar junto a ellos.

A la hora de escoger mesa, se recomiendan las redondas, ya que este tipo de mesa permite que todos los invitados se vean directamente entre ellos fluyendo de una manera más natural la conversación.

Una vez que todos los invitados están ubicados en las mesas, es el momento de que la pareja de recién casados haga su entrada en el banquete, en este momento hay que evitar todo tipo de besos, abrazos o felicitaciones, estas se dejaran para después de comer. Cuando los novios están servidos se da por comenzado oficialmente el banquete de bodas. A la conclusión de la comida, es el turno del corte de la tarta y por consiguiente el servido del postre, aquí es muy posible que se realice algún discurso y también el consabido brindis nupcial.

Concluido los postres es el turno del baile, este es abierto por los novios a ritmo de un vals o de una melodía que signifique algo para ellos, una vez terminado el baile nupcial, es el turno de que la novia baile con el padrino y el novio con la madrina, la boda se da por concluida una vez que se termina el baile.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *