GASTRONOMIA SEGOVIANA

4022149874_45c96006f3_o

La gastronomía segoviana viene marcada por la orografía de la provincia que varía entre una mezcla de meseta castellana y de zona montañosa, zonas de Guadarrama y Somosierra, esta orografía segoviana confiere un espacio tradicional a la ganadería y a la agricultura, sobretodo cuando hablamos del asado castellano, donde los mesones segovianos son muy conocidos en todo el país y aquí se ofrecen los característicos asados castellanos. Los productos alimenticios tradicionales de Segovia están gestionados por la Diputación de Segovia y su regulación se encuentra bajo la marca de calidad Alimentos de Segovia.

La gastronomía segoviana es protagonista de la historia de los fogones, los cocineros segovianos siempre han sido excelentes profesionales y muchos de ellos se encuentran ahora en los más prestigiosos restaurantes de España.

Los personajes mediáticos de las respectivas épocas históricas, siempre han dado fama a los restaurantes y mesones segovianos, ya que estos han sido frecuentemente visitados por intelectuales, políticos, artistas y deportistas.

Las escuelas de cocineros segovianas, siempre se han encontrado secundadas en la capital y la provincia, y han tenido felices continuadores a lo largo de la historia, con lo que la oferta gastronómica tradicional siempre se ha encontrado renovada y puesta al día de acuerdo a los gustos de los comensales contemporáneos Debido a la incorporación actual de la cocina creativa, muchos de los restaurantes segovianos se han ido introduciendo en este tipo de cocina, ofreciendo en la actualidad atractivos menús, pero un eje fundamental en este tipo de cocina es el de seguir empleando los productos autóctonos, con lo que se consigue una mezcla entre tradición y modernidad que permite a Segovia ofrecer a sus visitantes la cocina tradicional de restaurantes y mesones típicos con el nuevo concepto de cocina, y que en España ha propiciado el ascenso de numerosos cocineros que ahora cuentan con un renombre internacional.

En cuanto a los productos típicos de esta gastronomía se encuentra, destacando sobre el resto el típico cochinillo segoviano también conocido como tostón al horno, que mezcla la textura tostada de su piel con una carne jugosa. Según la tradición segoviana el agua y la sal son los principales acompañantes del cochinillo segoviano, junto con el horno de leña. Aunque parezca una receta sencilla los que verdaderamente saben darle el punto exacto de crujimiento al cochinillo son los cocineros segovianos.

La huerta segoviana ofrece excelentes legumbres, pero también puerros, zanahorias, ajos, endibias, etc. estos productos se dan en la zona de Cuéllar, Tierra de Pinares, y a través de una excelente iniciativa privada se han comercializado estos productos en otros países.

Las setas son otra de las materias primas de las que se nutre la cocina tradicional segoviana, y dado su abundancia en la zona de bosques y pinares, son un excelente producto para la creación de nuevos productos culinarios creativos.

En los ríos segovianos solo se da la trucha, y aunque es un producto de excelente calidad no se dispone de un pesca propia en la provincia, ya que es necesario recurrir a las piscifactorías para obtener este pescado, que se encuentra muy limitado en los ríos segovianos. No obstante en los mesones y restaurantes existe una numerosa variedad de pesados (merluza, rodaballo, lenguado, lubina, etc.)

La oferta se completa con productos de caza como liebres, conejos, perdices, palomas, pollos de corral, así como el jabalí en los productos de caza mayor.

Para acompañar a la comida se pueden beber sus reconocidos vinos de los Blancos de Nieva o los Tintos de Valtiendas. Son los mejores caldos que pueden acompañar a tan suculentos manjares segovianos, con los que el comensal se llevará un excelente recuerdo de la ciudad y la provincia de esta región castellana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *