Real Sitio de San Ildefonso

El Restaurante Canónigos está ubicado en La Granja de San Ildefonso. Por eso, consideramos de vital importancia hablar un poco del entorno que nos rodea. El Real Sitio de San Ildefonso (otro nombre con el que se conoce a La Granja) es un municipio perteneciente a la provincia de Segovia. Además de La Granja, también se compone de Valsaín, Riofrío y La Pradera de Navalhorno. En Riofrío cabe destacar el Palacio Real de Riofrío, monumento magnífico que contiene historia, recuerdos y vivencias. La Granja no supera los 6000 habitantes.

Las montañas del sistema central cubren y protegen La Granja de San Ildefonso. Además, conforman la separación entre Madrid y Segovia. El Palacio Real de La Granja cobra gran importancia en esta zona. Impresionante monumento que ha albergado toda una generación de reyes y reinas propios del país español. Cabe mencionar que, frente al palacio, estamos nosotros, esperando tu visita y poniendo todos nuestros menús a tu disposición tras un día de turismo cargado de emociones.

La historia de La Granja de San Ildefonso está  muy ligada al palacio real. Cerca de esta edificación majestuosa, se encuentra un pequeño monasterio dedicado a San Ildefonso. Los monjes que allí habitan están a la cabeza de una granja, una hospedería y varias huertas repletas de árboles frutales que utilizan para su propia consumición.

Con la llegada de Carlos III, las prioridades de La Granja se centraron en mejorar el casco urbano, reordenarlo y bordearlo con una muralla procedente del propio palacio.

Los jardines del palacio real también son populares por la zona: son muchos, y colmados de fuentes por doquier, componen un conjunto monumental valioso y digno de ser visitado. Además, cada fuente está rodeada de esculturas de origen mitológico, representando escenas divinas con la naturalidad propia de los dioses. El cementerio se traslada desde el centro del casco urbano hacia el exterior.

La creación y avance de la Real Fábrica de Cristales impulsó aún más el crecimiento de esta población. En 1927 se pretendía reducir las importaciones y los costes de piezas de cristalería de lujo. Es por eso por lo que se instaló un pequeño horno para vidrios planos y de ahí todo empezó a crecer y a cobrar importancia. Esta fábrica es la protagonista de innumerables piezas de vidrio que acabaron exportándose por toda Europa.

La población actual del Real Sitio de San Ildefonso se sustenta gracias al turismo que genera el Palacio Real, y el Museo del Vidrio. Las actividades enfocadas al mantenimiento de ambos edificios históricos también conforman ingresos con los que mantenerse. La nueva fábrica de vidrio, a su vez, junto con las maderas del pinar de Valsaín, crean puestos de trabajo necesarios para el mantenimiento y conservación de la cultura e historia de La Granja. El turismo que atrae a grandes cantidades de personas para contemplar la Sierra de Guadarrama también supone una gran ayuda. La monta de caballos, por otro lado, es una de las actividades típicas de la zona, rodeados de montes, vegetación, paisajes y vistas únicas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *