Etiqueta: fresas

fresas

Fresas y fresones, la fruta de la primavera

Parece que por fin la primavera se nota en las temperaturas y, aunque probablemente aún quedan días frescos y lluviosos, ya empieza a apetecer sacar del menú los platos de cuchara más contundentes, tan típicos de la cocina castellana, e incorporar más ensaladas y verduras. Y si pensamos en frutas de temporada probablemente la estrella de estos meses sea la fresa. Con los anuncios de El Corte Inglés y la aparición de las bandejas de fresones en los supermercados y fruterías se puede decir que ya es oficial: ya es primavera.

Es cierto que las fresas y los fresones, como gran parte de las frutas, cada vez se pueden encontrar en los supermercados antes, pero es a partir de marzo cuando se encuentran en el momento óptimo para el consumo -y cuando su precio no resulta prohibitivo-. ¡Así que aprovechemos la fruta de temporada! Otra de las tendencias cada vez más defendidas es apostar por el consumo local: elegir alimentos de la zona permite reducir su coste, disminuye la contaminación del transporte y apoya a los productores de la zona.

Por ello, aunque las fresas del sur de España son las más conocidas, en especial las de Huelva -y con razón, porque su calidad es de primera-, no hay que olvidar que existen otras zonas de la península con un cultivo de fresas destacable. Una de ellas es la provincia de Segovia, donde se produce gran variedad de productos hortofrutícolas, desde endibias o remolacha hasta patatas o guisantes. En la tierra del cochinillo destaca la producción de la comarca del Carracillo, al norte de la provincia, donde se produce más de la mitad de la cosecha de fresas de Segovia, con cerca de 60 hectáreas cultivadas.

Entre las propiedades nutricionales de las fresas una de las que más se valora es el escaso número de calorías que aportan ya que su componente más abundante es el agua, con lo que ayudan a evitar la retención de líquidos. Además, aportan una alta cantidad de hidratos de carbono (fructosa, glucosa y xilitol); son una excelente fuente de ácido fólico; de vitamina A, E y C, con una gran acción antioxidante y protectoras del sistema inmunológico; y ricas en potasio, magnesio y fibra, que mejora el tránsito intestinal.

Comerlas solas o espolvoreadas con azúcar (o edulcorante) es la opción más sencilla y sana, aunque la cosa pasa ya a postre de nota, sin aumentar calorías ni salirse de la categoría de receta saludable, si picas unos cuantos fresones y los mezclas con el zumo de un par de naranjas. Ese macerado rápido se puede sustituir por vino o, si queremos marinarlas con lácteos, por requesón, leche o nata.

Si sois cocinillas, las fresas son una de la frutas que más posibilidades permiten a la hora de preparar postres con ellas gracias a su dulce sabor y a su color, uno de los favoritos para aderezar cualquier tipo de pastel, tarta, magdalena (o muffin, si la primera te sabe a poco). Este sería un tema aparte, así que quedan pendientes para otro día unas cuantas recetas a base de fresones que merecen ser puestas en práctica incluso si no eres muy fan de los fogones.