ponche-segoviano

Receta del tradicional ponche segoviano

Si tuviéramos que diseñar un menú típicamente segoviano, con su primero, segundo y postre, probablemente este último pasaría por el tradicional ponche segoviano. De hecho, en la carta de Restaurante Canónigos nunca falta, ya sea en el menú diario o en uno de los especiales.

A pesar de su nombre, el tradicional ponche segoviano no es tal, sino un contundente pastel con varias capas de bizcocho, crema pastelera, mazapán y mucha azúcar. Una de las características de esta tarta rectangular son los rombos de caramelo que la suelen decorar. Su textura es cremosa, pero la ligereza no es una de sus virtudes, así que si se quiere degustar a placer, hay que dejar hueco en el estómago.

Aquí tenéis, paso a paso, la receta del tradicional ponche segoviano.

Ingredientes

ponche segoviano

ponche segoviano

Elaboración

1. Bizcocho. Precalentar el horno a 150 grados. Batir las yemas y agregar la maicena. Llevar las tres claras a punto de nieve e incorporar las yemas con maicena. Vertir la mezcla en una fuente rectangular.

2. Antes de meter en el horno, colocar dos dedos de agua en una bandeja que irá debajo de la fuente rectangular (para cocinarlo al baño maría). Dejar 20 minutos. Al sacarlo, dejarlo enfriar en su fuente y después, cortar de manera horizontal para tener dos capas.

3. Almíbar. Mezclar en un olla agua, azúcar, cáscara de limón y una rama de canela y hervir durante 10 minutos. Cuando consiga la textura adecuada, bañar el bizcocho con él.

4. Haremos un segundo almíbar más espeso para añadir a la crema pastelera. Para ello, mezclar las yemas y la clara y batirlas bien. Por otro lado, hervir el agua y el azúcar y cuando alcance espesor de almíbar, añadir la mezcla de yemas y claras y revolver hasta lograr textura de crema pastelera. Dejar enfriar.

5. Relleno. Rellenar el bizcocho con la crema pastelera y cubrir la capa superior también.

6. Mazapán. Mezclar una clara de huevo, las almendras y el azúcar glass en un bol y amasar todo -si lo deseamos más blando, sólo hay que ir añadiendo cucharadas de agua a la masa hasta alcanzar la consistencia deseada-. Estirar la masa con un rodillo y cubrir con ella todo el bizcocho -los laterales también-. Esparcir por encima azúcar glass.

7. Presentación. Para lograr los tradicionales rombos decorativos de la superficie lo ideal es usar un molde calentado a fuego, pero como en casa no es habitual disponer de esta pieza, se puede recurrir a elaborar el dibujo de los rombos con canela o con azúcar de caña. Mantener el postre en la nevera para que no se estropee la crema pastelera.

Si no tienes tiempo o la cocina no es lo tuyo, otra opción es que te pases por Restaurante Canónigos, donde tenemos un ponche segoviano casero que es canela fina. Palabra.

 

bodegas

Vinos segovianos con denominación de origen

La gastronomía castellano y leonesa, rica en embutidos, asados, guisos de cuchara y dulces, no se puede entender, ni en la teoría ni en torno a una mesa, sin sus excelentes vinos, tintos, rosados, claretes, blancos e incluso espumosos. El reconocimiento le ha llegado por zonas en forma de varias denominaciones de origen: Toro, Cigales, Cebreros, Bierzo, Tierra de León, Ribera del Duero, Rueda

A los tintos de Toro (Zamora), los claretes de Cigales (Valladolid) o la pequeña producción del vino de Cebreros (Ávila) se suman las cuatro denominaciones que forman la bodega de Segovia: Rueda, Ribera de Duero, Vinos de la Tierra de Castilla y León y, la única exclusiva de aquí, Valtiendas.

Denominación de Origen Valtiendas

Es la única denominación de origen que se da en exclusiva en Segovia, concretamente en la comarca de Valtiendas, al norte de la provincia. La altitud de la zona y su clima, con cambios bruscos de temperatura, le otorgan a la uva una dureza que se nota en los vinos de esta indicación geográfica, con un color fuerte y mucho cuerpo.

Cinco bodegas ubicadas se encuentran bajo el paraguas de la Denominación de Origen Valtiendas: Tinto Redreja, Vagal, Zarraguillas, Finca Cárdaba y Valviña.

Denominación de Origen Rueda

Desde el año 1980 está en funcionamiento esta denominación de origen, la primera de Castilla y León. Esta zona de producción está especializada en vinos blancos de alta calidad y su variedad principal, el verdejo, cuenta con un enorme prestigio internacional. Desde 2008 también hay variedades de tintos y rosados bajo esta designación.

En la provincia de Segovia hay seis bodegas que cuentan con esta denominación de origen: Bodegas y viñedos Shaya, Solana Arcoiris Ossian Vides y Vinos, Viñedos Nieva, Avelino Vegas y Bodegas Cerrosol.

viñedos

Denominación de Origen Ribera de Duero

Los vinos de esta denominación, una de las más importantes de España por cantidad, incluyen los viñedos que ocupan más de 115 kilómetros de la cuenca del río Duero. Se trata de vinos tintos, en su mayoría, aunque también se dan los rosados y la principal variedad de uva que se recoge en la zona es tempranillo, con la que se producen cuatro tipos de vinos: tinto joven, crianza. reserva y gran reserva.

Varias localidades segovianas forman parte de esta denominación: Honrubia de La Cuesta, Montejo de la Vega de la Serrezuela, Villaverde de Montejo y Aldehorno.

D.O. Vinos de la Tierra de Castilla y León

Varias bodegas segovianas forman parte de esta indicación geográfica, que designa vinos de mesa elaborados con uvas producidas en la comunidad autónoma: Bodegas y Viñedos Ribera del Duratón (Valtiendas), Bodegas Castillo de Fuentidueña, Bodegas Agejas (Cabañas de Polendos) y Frutos Marín (Cuéllar).

Al sur del Sistema Central, en la otra Castilla, destacan los blancos de La Mancha y los tintos de Valdepeñas. Entre los licores, por la zona se estila la producción de aguardiente y de anís.

Con tantos buenos vinos, es difícil que un caldo falle en una mesa castellana. En la carta de Restaurante Canónigos no faltan ni las denominaciones de origen regionales ni los platos tradicionales: judiones -con gildas, con almejas, con pulpo o con perdiz-, sopa castellana con huevo de codorniz, cocido, cochinillo asado con patatas, paletilla de cordero lechal asada, trucha al horno, ponche segoviano

estrés boda

Cómo superar los nervios de la boda

Estamos en plena temporada de bodas -no hay más que echar un vistazo a las redes sociales- e independientemente de todos los tipos de ceremonias que puede haber -civil o religiosa, en la ciudad o campestre, de mañana o de tarde, íntima o multitudinaria, low cost o de tirar la casa por la ventana…- hay dos aspectos comunes a la mayoría de los protagonistas de un enlace matrimonial: será uno de los días más importantes en vuestra vida y… vais a estar nerviosos las horas/días/semanas previos.

Los nervios son una sensación casi irremediable. Se suele oír a los allegados decir, con la mejor intención del mundo y sin ningún efecto, cosas como “ya está todo hecho, ahora os toca disfrutar”, pero es complicado evitar la tensión cuando habéis pasado tantos meses, habéis invertido tanto tiempo, ilusiones y dinero en planificar un día en el que todo salga perfecto y sois conscientes de que habrá tantos ojos mirándoos.

En Restaurante Canónigos, como expertos en la organización y celebración de banquetes de bodas y otros tipos de eventos, os dejamos una serie de consejos basados en nuestra propia experiencia para que los nervios no os traicionen en un día tan importante y podáis acabar con ellos cuanto antes.

  • Cuando la fecha del enlace se vaya acercando, probablemente los nervios aumenten. Os ayudará hacer una lista de lo que queda por hacer e ir tachándolo según esté -parece una bobada, pero te relajará ver negro sobre blanco todo lo que va estando bajo control-. También puedes recurrir a algunas aplicaciones para la organización de bodas.
  • Los nervios de las semanas previas también influirán en el apetito -la mayoría de las novias suelen adelgazar antes de la boda-. Intenta mantener una alimentación saludable: no sólo te ayudará a evitar vaivenes con el vestido sino que no te dejará sin energía para afrontar todos los preparativos.
  • antiestresLos habituales consejos generales antiestrés sirven también para los nervios previos a la boda: hacer ejercicio moderado, actividades como yoga o pilates o regalarte algún tratamiento relajante como un masaje o una visita a un spa son estupendas ideas.
  • Aprender a controlar la respiración te será muy útil, en esta situación y en cualquier otra estresante con la que te encuentres. No se trata más que de inspirar de forma profunda, llevando el aire hasta el fondo de tu estómago primero y llenando tus pulmones después, y espirar despacio en la dirección contraria, vaciando primero el pecho hasta soltar el aire de la parte inferior de tu abdomen.
  • La preboda, esa fiesta con los amigos y familiares más cercanos la víspera del ‘sí, quiero’, es una costumbre que va ganando adeptos, pero tiene sus peligros, sobre todo si el enlace es de mañana. Intenta no beber mucho el día anterior y dormir bien: estar descansada te ayudará también a estar de mejor humor y a capear mejor los nervios. ¡Y se notará en tu piel!
  • Sois los protagonistas, sí; hay muchos ojos pendientes de vosotros, pero no olvidéis que es gente que os quiere y que está ahí únicamente para acompañaros en una ocasión importante. No es un show de televisión, un concurso ni un juicio, es una celebración.
  • Dentro de un año, o tres, o diez, cuando miréis atrás y recordéis vuestra boda lo haréis con una sonrisa. No habrá caída durante el baile, contestación errónea durante la ceremonia ni discusión entre cuñados que pueda provocar nada más que una carcajada en el futuro, así que, deja que pasen cosas y disfruta.