Categoría: Bodas y Celebraciones

ahorrar en bodas

8 consejos para ahorrar en los preparativos de tu boda

En restaurante Canónigos el haber acogido en nuestros salones a cientos de personas que nos han elegido para celebrar su boda nos ha aportado la experiencia suficiente para poder ofreceros algunos consejos que pueden facilitaros las cosas a la hora de enfrentaros a los preparativos de una boda.

El punto de partida de muchas personas es el mismo: las cosas en la economía no están para tirar cohetes pero es uno de los días más importantes de tu vida y quieres que todo salga perfecto. Teniendo en cuenta que el coste medio de una boda en España es de 13.000 euros, de algún sitio hay que recortar. No se trata de perder magia ni bajar la calidad de los servicios sino de poner en práctica las enseñanzas de la economía low-cost y eliminar lo innecesario.

1.- Prepara un presupuesto e intenta ceñirte a él. Los imprevistos surgirán pero al menos tendrás por escrito una lista de lo que consideras imprescindible, importante o accesorio -y de dónde recortar en caso de que no llegues a todo-.

2.- Hazlo con tiempo. No sólo sortearás, o al menos reducirás, escenas estresantes, sino que evitarás decisiones y compras de última hora que pueden disparar tu presupuesto. Las prisas son malas consejeras.

3.- Banquete. Es uno de los momentos más importantes de la celebración, así que no bajes el listón de tu velada. Si buscas bien verás que existen muchos restaurantes que sin recortar en la calidad del menú nupcial han sabido adaptarse a los presupuestos ajustados. La clave es encontrar unos profesionales que sepan aprovechar al máximo las materias primas y elaborar un menú digno de una jornada así sin depender de productos de precios inviables.

4.- Vestido de novia. Este es uno de los mayores gastos y, como todos sabemos, una prenda que probablemente no volverás a usar en tu vida. Conscientes de eso, cada vez son más las tiendas que ofrecen vestidos de segunda mano o en alquiler: se encuentran en perfecto estado, vienen directos de la tintorería y la variedad es tan amplia como en el mercado a estrenar. Otra opción son los vestidos de muestra o en liquidación por fin de temporada, a precios muy reducidos y sin ninguna tara.

5.- Ramo de flores. El abanico aquí es muy amplio, pero las opciones más económicas suelen ser los ramos artificiales o las flores de temporada. Si te atreves, elaborarlo tú misma también supondrá un descuento.

6.- Invitaciones. Son el gran protagonista de la artesanía matrimonial. Fabricar invitaciones caseras no es sinónimo de resultado cutre. De hecho, en internet puedes ver cientos de ejemplos de invitaciones caseras que no sólo no tienen nada que envidiar a las industriales sino que añaden un plus de originalidad -échale un ojo a los tutoriales de scrapbooking-. Podéis hacerlas a partir de una fotografía de la pareja, personalizarlas añadiendo un detalle para cada invitado o, si sabéis algo de edición, en formato video.

7.- Regalos. El otro básico del do it yourself. Los regalos de las bodas, aunque han ido evolucionando desde las figuras que poblaban las estanterías de las casas -y en muchos casos, el fondo de los cajones-, siguen suponiendo un gasto desproporcionado y, generalmente, un obsequio inútil. La imaginación no sólo os ahorrará algún dinero sino que evitará que vuestro recordatorio termine en la basura: desde un CD con una carátula chula y vuestra lista de canciones favoritas hasta una botella de vino de alguna bodega local y un etiquetado propio.

8.- Sobre todo, recuerda de qué va todo esto. Que los novios quieran tener un día perfecto e inolvidable es normal, que deseen festejarlo por todo lo alto y agasajar a familiares y amigos es comprensible, pero no hay que agobiarse por no disponer de un presupuesto infinito. No se trata de filosofía barata sino de sentido común: después de la boda, el día más feliz de vuestra vida probablemente esté por llegar.

¡Llega la temporada de bodas!

Organiza tu boda “low-cost”

Se va acercando la primavera y con ella, la temporada de bodas. Es bien sabido por todos, una boda necesita muchos preparativos y mucha dedicación; tanto por la elección de fechas, la organización del evento como por la gestión de todos los invitados. Por eso, en nuestro restaurante nos ocupamos de hacer el trabajo un poco más ameno y proponemos llevar a cabo toda la organización de los menús y de la fiesta que se organiza con todos los invitados. Además, cuando es cuestión de organizar grandes celebraciones con muchos invitados, el precio de los menús por persona son un factor a tener en cuenta en nuestra toma de decisiones. Es la razón por la que además de los menús convencionales, proponemos también bodas “low-cost” para que las parejas que tengan un presupuesto más restringido pero aún así, no quieren dejar de hacer que este día sea uno de los más importantes de su vida.

Tras haber organizado todo el banquete y haber elegido los menús dependiendo de los gustos de cada uno, otro de los gastos más importantes con los que hay que contar son el vestido de novia y todos sus complementos. Aquí te damos unos consejos de lo que tenéis que tener en cuenta para elegir el vestido.

El vestido de la novia

Cuando la novia va a escoger el vestido que lucirá en el día más especial de su vida, ha de saber que tiene a su disposición decenas de modelos.

Y es que los vestidos de novia, al igual que sucede en otro tipo de vestuario, tiene una influencia notable en la moda que cada temporada se lleva, y es que los diseñadores y las casas de moda son propensas a instalar sus tendencias. A la hora de que la novia elija su vestido ha de tener en cuenta su físico para escoger el escote, la cola, mangas, etc que mejor se adapten a su figura, aunque todo esto se puede ajustar al vestido que más le guste a la afortunada. En cuanto a los tejidos es necesario diferenciar la época del año en que se va a contraer matrimonio, ya que no se va a utilizar el mismo tejido en una boda de otoño-invierno, que en una de primavera-verano, aunque también se dan los casos en que las novias no tienen en cuenta esto a la hora de escoger sus vestidos.

En las bodas de un tiempo más frío se suelen utilizar tejidos como el blonda, damasco, raso, micado, muaré, paño cibelina, terciopelo “chiffón”, otomán, etc. Mientras que cuando el clima es más caluroso los diseñadores optan por tejidos más finos como son el organdí, gasa o muselina, organza, crepé, etc.

En cuanto al color del vestido por tradición el elegido va a ser el blanco, pero como se indica más arriba, los diseñadores van introduciendo tendencias y es muy común observar en la actualidad novias que en sus trajes visten un blanco roto, marfil o tonos cremas que proporcionan al vestido diferentes tonalidades de blanco.

En el supuesto de que la novia vaya con velo, este puede ser largo o corto ya que no existe un acuerdo al respecto y generalmente va a estar realizado en tul o encaje. Al igual que sucede con los vestidos de novias, va a existir una gran variedad de opciones para escoger.

Los zapatos, como norma general, han de ser blancos de medio tacón, ya que no se recomienda que sea un zapato plano ni que posea un tacón excesivamente alto, y pueden estar recubiertos de la misma tela del vestido. Según las normas del protocolo que se utiliza para las bodas los zapatos cerrados o casi cerrados en su totalidad van a ser los más elegantes, pero eso no evita que al igual que sucede con el conjunto las opciones sean muy diversas y al final lo que va a prevalecer para escoger los zapatos va a ser el criterio de la novia.

Los guantes han ido desapareciendo paulatinamente de las opciones de vestuario, pero aun hoy en día siguen existiendo novias que los lucen con su traje, estos suelen ser de seda, nylon, encaje o algodón en primavera-verano y de gamuza o piel cuando la boda se celebra en otoño-invierno.

El ramo de flores es otra parte importante en cualquier vestuario de novia, y este debe estar en sintonía con el vestido que se haya elegido para ese día, ha de ser un ramo cómodo de llevar y elegante, ya que va a estar presente en la mayoría de las fotos de la boda. Sí la novia es de estatura pequeña el ramo que lleve ha de ser de tamaño pequeño, con poca caída, y las flores no han de ser grandes para que el ramo no haga a la novia un poco más pequeña. Por su parte una novia de alta estatura pueden elegir ramos más amplios y con algo de caída al igual que sí lo desean las flores que lo componen pueden ser de un tamaño mayor.

Los ramos que normalmente más se utilizan son el de cascada o el tradicional “bouquet” con un lazo en tul, aunque al igual que los diseñadores los floristas van introduciendo combinaciones más modernas y atrevidas en los ramos de boda.

En cuanto a las flores que se suelen poner lo más común es encontrar tulipanes, caléndulas, jacintos, orquídeas, azucenas, jazmines, magnolias, narcisos, etc. Hace unos años se podía distinguir claramente entre las flores de primavera-verano y otoño-invierno, pero actualmente esta tendencia ha desaparecido, ya que prácticamente se pueden encontrar flores durante todo el año.

Regalos DIY para los invitados

Lo prometido es deuda. Continuando con las ideas para regalar a los invitados en nuestras bodas, hoy os proponemos algunas más. Se trata de regalos que, con un poco de maña y paciencia algunos, todos podemos hacer. Así, sorprenderemos a nuestros invitados y haremos que nuestra boda sea más low cost. Ya sabéis que en Restaurante Canónigos nos esforzamos por haceros más fácil vuestro gran día, ofreciéndoos soluciones económicas para vuestro banquete.

Jabones caseros

Hacer jabón en casa no es nada complicado, además, es una buenísima solución para reciclar y aprovechar el aceite que usamos para cocinar. Existen un montón de variedades de jabón, con aceites esenciales, con nuestros propios aceites macerados u oleatos, de colores, con flores y hierbas aromáticas… Del mismo modo, el jabón es un material ideal para crear formas (soap carving) y decoraciones especiales (técnica del découpage), así que las posibilidades son infinitas, únicamente tenemos que poner en funcionamiento nuestra creatividad!

jabonescaseros

Aquí os proporcionamos todo lo necesario para que aprendáis a hacer vuestro jabón casero.

Materiales que necesitamos para el jabón base:

  • 190 gramos de agua destilada
  • 80 gramos de sosa caústica
  • 600 gramos de aceite (reciclado)

Aromatizar nuestro jabón irá en función de nuestros gustos. Podremos usar aceites esenciales de coco, jojoba, almendras, sándalo… En cualquier herboristería o tienda ecológica podrán proporcionároslos. Lo mismo sucede con las hierbas aromáticas como la lavanda, el romero o la canela. Como indicación, recomendamos no echar más de un 15% de hierbas aromáticas con respecto al aceite que vayamos a usar.

Es importante que nos protejamos bien para evitar cualquier tipo de accidente, por eso tendremos que usar guantes y una mascarilla (por la sosa caústica). También es importante que tengamos moldes para jabones. Podemos hacerlos nosotros mismos aprovechando maderas o comprarlos en tiendas de manualidades.

Modo de preparación:

Lo primero será mezclar el agua con la sosa. Con mucho cuidado iremos dejando caer la sosa de forma suave sobre el agua y removiendo poco a poco. La mezcla irá cogiendo temperatura por sí sola, incluso puede que llegue a hervir. No os asustéis, es normal. La dejaremos enfríar unos minutos y pasaremos a añadir el aceite. Lo haremos también poco a poco y con cuidado, removiendo bien la mezcla para evitar que queden grumos. Cuando la mezcla esté suficientemente espesa, es el momento de dejar reposar durante 8 y 12 horas. A lo largo de esas horas, es conveniente remover varias veces la mezcla.

Pasadas estas horas, será el momento de añadir nuestros aceites esenciales y hierbas aromáticas. Lo batiremos con energía hasta obtener una pasta homogénea. Con la pasta ya preparada, será el momento de vertirla en nuestros moldes para que termine de hacerse. Como recomendación, es importante poner sobre los moldes una tela fina o un papel transparente para que el desmoldado sea más fácil. Una vez hayamos volcado cuidadosamente la pasta de jabón en los moldes, esperaremos entre cuatro y siete días para desmoldarlo. En ese momento, el jabón todavía estará blando, por eso, tendremos que dejar que madure y entre en juego el proceso de saponificación. Para ello, tendremos que envolverlo en paños y dejar que repose en un lugar bien ventilado, hasta que esté lo suficientemente duro.

Pasado todo este proceso, tendremos listos nuestros jabones para darles nuestro toque decorativo y original. Como decimos, hay muchísimas opciones para decorar y presentar este regalo el día de nuestra boda.

Pajaritas para chicos

Hace ya tiempo que las pajaritas se han puesto de moda entre los chicos más presumidos. Antiguamente se reservaban para ocasiones muy especiales, combinadas con smoking o con un buen traje de chaqueta. Sin embargo, hoy en día son muchos los chicos que no pierden la ocasión de darle un toque especial y cool a su look más desenfadado, poniéndose una pajarita que combine con su camisa o chaqueta. ¿Os imagináis a todos vuestros amigos y familiares con vuestras pajaritas en la celebración de vuestra boda? ¿Divertido verdad? Pues no os preocupéis porque no son tan difíciles de hacer, simplemente hay que tener un poco de maña 😉 Aquí os dejamos un post en donde os explican con todo detalle cómo hacer pajaritas para chicos.

pajaritas

Plantas o semilleros

Otra idea superoriginal para regalar a vuestros invitados en vuestra boda son pequeñas plantas o semilleros hechos por vosotros mismos, estos últimos serán una solución muy muy económica y estaréis colaborando con el medio ambiente.

Simplemente tendréis que haceros con semillas de diversas plantas. En cualquier vivero podrán proporcionaros tanto las plantas ya germinadas, como las semillas. Para la primera opción, tendremos además que pensar en algún tipo de tiesto para que el regalo quede más bonito. En el mismo vivero podremos encontrar gran variedad de tiestos o maceteras que, luego en casa, podremos decorar con washitapes, pegatinas o plantillas para estampar.

semillas

Si, por el contrario, decidimos regalar semillas para que nuestros invitados las cuiden y vean cómo nacen sus plantas, tendremos que hacernos también con sustrato universal para presentarlas. Una solución muy buena y económica es comprar vasos de chupitos de plástico (en cualquier hipermercado los encontraremos) o algún otro envase del estilo un poco más grande, poner una base de sustrato universal, las semillas, más sustrato y regar. Igual que en el caso anterior, decoraremos nuestros semilleros para que queden más monos.

¿No os parece una idea original, económica y ecológica?

Kit de supervivencia para la resaca

Ésta es una solución muy divertida que cada vez está más de moda. Consiste en preparar pequeñas bolsitas que ayuden a pasar el día post-boda algo mejor … 😉

Normalmente suelen llevar ibuprofenos, chocolatinas, antifaces para dormir, chuches, sales de baño o velas aromáticas. Todo aquello que pueda hacer pasar una mejor resaca a nuestros amigos y familiares.

Para hacer las bolsitas, podemos usar tela de saco, pintarla con diversos motivos decorativos y anudarlas con bonitas cintas de lunares o cuadros.

Como véis, con un poquito de esfuerzo y creatividad, podemos lograr que el día de nuestra boda sea económico, especial y que nuestros invitados se lleven a casa regalos que de verdad les resulten útiles y divertidos. Que no os entre la pereza y poneos manos a la obra!