Autor: Canónigos Rest.

Todo lo que puedes ver en San Ildefonso

No me canso de repetir lo preciosa que es La Granja de San Ildefonso, un pueblo entrañable, bordeado por naturaleza como si de una preciosa valla se tratara. Entre los lugares de interés que he mencionado hasta ahora podemos destacar la Fábrica de Cristales, el Palacio Real de la Granja y Valsaín. Pues bien, hay otros muchos monumentos y lugares de interés cultural que bien merecen la pena.

LA CASA DE LOS INFANTES

Este edificio considerado actualmente Parador Nacional de Turismo, ha sufrido sus tragedias desde que se construyó. En concreto, el fuego se ha ensañado despiadadamente con este magnífico edificio histórico, siendo engullido por las llamas en dos ocasiones: en 1948 y en 1984. En ambos casos, se pudo extinguir el incendio pero no se pudo evitar los destrozos y daños que sufrió el lugar. Poco después, gracias a la aprobación de un plan de rehabilitación valorado en 300 millones, la Casa de los Infantes volvió a ser lo que era. O al menos, se constituyó nuevamente como un edificio entero.

Propiedad del Patrimonio Nacional, este lugar está localizado a 500 metros del Palacio de la Granja de San Ildefonso, y el estilo arquitectónico roza el herreriano del siglo XVII. En él vivían un total de seis familias, aunque su capacidad es muchísimo más grande, pudiendo albergar hasta un total de 60 viviendas. Está formado por cuatro plantas, y cuenta con 200 metros de largo, y 40 de ancho, un tamaño muy útil para acoger a los viajeros que buscan reposos tras un duro día de turismo. Prácticamente se encontraba derruido antes de que se produjera la rehabilitación.

CASA DE RENTAS

Este edificio está formado por fachadas jalonadas de vanos adintelados. Su construcción se ha servido de sillares rosados para darle un toque de color al edificio tan austero y simple. Su localización se sitúa a tan solo 100 metros de la entrada del Palacio.

CASA LOS CANÓNIGOS

Este edificio de interés cultural se considera primitivo, y su principal función era la de ofrecer alojamiento, tanto al Abad como a los Canónigos de La Colegiata. Los incendios parecen ser los protagonistas de estas infraestructuras históricas, pues la Casa de los Canónigos sufrió un total de cuatro incendios. Pero su reedificación le ha dado el aspecto que conocemos aún, respetando a raja tabla la planta inicial. La última remodelación del edificio fue en 1963.

EL patio interior es precioso, bien decorado y muy agradable a la vista, en donde se celebraban eventos y momentos especiales a finales del siglo XIX.

CASA DE LOS OFICIOS

De manos del arquitecto Sempronio Subissati, este edificio está conformado por una planta rectangular inconfundible, propia del siglo XVIII. Erigido en 1725, sufrió un grave incendio en 1740, recibiendo una reconstrucción inmediata para evitar más daños. Sus diversas plantas albergaban todo tipo de personajes. Por ejemplo, la planta más baja estaba destinada a la cocina y demás oficios gastronómicos. En cambio, la planta baja contenía las dependencias propias del Secretario de Estado. Las demás estaban perfectamente adornadas con habitaciones para huéspedes y empleados.

Aún hay más edificios de gran interés por La Granja, todos muy cercanos al Palacio de La Granja, y desafortunadamente, casi todos con huellas de algún que otro incendio. Si os entra el hambre después de visitar semejantes edificios majestuosos, no dudéis en pasaros por el Restaurante Canónigos. Debido a la cercanía entre el restaurante y estos edificios, sería la elección más acertada. ¡Animaos y venid con vuestros amigos!

 

 

Real Sitio de San Ildefonso

El Restaurante Canónigos está ubicado en La Granja de San Ildefonso. Por eso, consideramos de vital importancia hablar un poco del entorno que nos rodea. El Real Sitio de San Ildefonso (otro nombre con el que se conoce a La Granja) es un municipio perteneciente a la provincia de Segovia. Además de La Granja, también se compone de Valsaín, Riofrío y La Pradera de Navalhorno. En Riofrío cabe destacar el Palacio Real de Riofrío, monumento magnífico que contiene historia, recuerdos y vivencias. La Granja no supera los 6000 habitantes.

Las montañas del sistema central cubren y protegen La Granja de San Ildefonso. Además, conforman la separación entre Madrid y Segovia. El Palacio Real de La Granja cobra gran importancia en esta zona. Impresionante monumento que ha albergado toda una generación de reyes y reinas propios del país español. Cabe mencionar que, frente al palacio, estamos nosotros, esperando tu visita y poniendo todos nuestros menús a tu disposición tras un día de turismo cargado de emociones.

La historia de La Granja de San Ildefonso está  muy ligada al palacio real. Cerca de esta edificación majestuosa, se encuentra un pequeño monasterio dedicado a San Ildefonso. Los monjes que allí habitan están a la cabeza de una granja, una hospedería y varias huertas repletas de árboles frutales que utilizan para su propia consumición.

Con la llegada de Carlos III, las prioridades de La Granja se centraron en mejorar el casco urbano, reordenarlo y bordearlo con una muralla procedente del propio palacio.

Los jardines del palacio real también son populares por la zona: son muchos, y colmados de fuentes por doquier, componen un conjunto monumental valioso y digno de ser visitado. Además, cada fuente está rodeada de esculturas de origen mitológico, representando escenas divinas con la naturalidad propia de los dioses. El cementerio se traslada desde el centro del casco urbano hacia el exterior.

La creación y avance de la Real Fábrica de Cristales impulsó aún más el crecimiento de esta población. En 1927 se pretendía reducir las importaciones y los costes de piezas de cristalería de lujo. Es por eso por lo que se instaló un pequeño horno para vidrios planos y de ahí todo empezó a crecer y a cobrar importancia. Esta fábrica es la protagonista de innumerables piezas de vidrio que acabaron exportándose por toda Europa.

La población actual del Real Sitio de San Ildefonso se sustenta gracias al turismo que genera el Palacio Real, y el Museo del Vidrio. Las actividades enfocadas al mantenimiento de ambos edificios históricos también conforman ingresos con los que mantenerse. La nueva fábrica de vidrio, a su vez, junto con las maderas del pinar de Valsaín, crean puestos de trabajo necesarios para el mantenimiento y conservación de la cultura e historia de La Granja. El turismo que atrae a grandes cantidades de personas para contemplar la Sierra de Guadarrama también supone una gran ayuda. La monta de caballos, por otro lado, es una de las actividades típicas de la zona, rodeados de montes, vegetación, paisajes y vistas únicas.

 

Los Jardines del Palacio Real de San Ildefonso

Desde el Restaurante Canónigos queremos presentaros….los magníficos jardines del Palacio Real. Como sabéis, el restaurante se sitúa frente al Palacio Real, a un lado de los jardines. Desde aquí podrás dar largos paseos por el gran parque, o viceversa, descansar en nuestro restaurante tras haber disfrutado una jornada repleta de naturaleza y vistas fascinantes.

Los jardines del Palacio Real de San Ildefonso son conocidos por su extensión y estructura. Diseñados por el jardinero francés René Carlier, está rodeado y decorado por fuentes, esculturas y estatuas. La extensión exacta ronda los seis kilómetros, y los jardines están perfectamente dispuestos para rodear el palacio en su totalidad. Son uno de los mejores ejemplos de los jardines creados en la Europa del siglo XVIII.

René Carlier se fijó en la pendiente natural de las colinas que cubren majestuosamente al palacio, y se inspiró en ellas para diseñar la perspectiva visual de los jardines. Además, las utilizó también como fuente principal de energía para hacer llegar el agua a cada una de las veintiséis fuentes monumentales, repartidas por todo el terreno. Cuando falleció Carlier, le sucedió su compatriota Esteban Boutelou I. Las veintiséis fuentes representan personajes, deidades y alegorías de la mitología clásica. Construidas en plomo para evitar la corrosión y pintadas en bronce para ennoblecerlas, algunas de ellas se han inspirado en escenas mitológicas, constituyendo un conjunto armonioso de figuras que alegra la vista.

El sistema de cañerías de la época funcionaba a través de la gravedad (a falta de motores) la cual hacía proyectar el agua hacia alturas de cuarenta metros. Actualmente el sistema de cañerías de Isabel II de España sigue en pleno funcionamiento. Además de las fuentes, se construyó  un lago artificial llamado “El Mar”, y su situación geográfica se sitúa en el punto más alto del parque. Gracias a este lago, todo el sistema se ve provisto de agua y presión. Desgraciadamente no todas las fuentes se mantienen hoy en día en funcionamiento. Con motivo de las festividades de San Fernando, de Santiago y de San Luis (30 de mayo, 25 de julio y 25 de agosto, respectivamente) se activan un total de ocho conjuntos de fuentes para deleitar al público con una bella demostración acuática de las capacidades admirables de las fuentes. Son miles las personas que acuden tan solo para contemplar el espectáculo.

Las estatuas de mármol blanco se sitúan de forma fantástica a lo largo de todo el parque, y los jarrones del siglo XVIII le dan el toque sofisticado de la época, decorando los parterres y avenidas del jardín. Los jarrones están acompañados de esculturas de gran tamaño, también de plomo y pintadas de bronce. Destacan, por orden de importancia, las fuentes de Neptuno, Andrómeda y Apolo (desde la perspectiva de las Carreras de Caballos), la Cascada de Anfítride (frente al palacio) y las fuentes de Ocho Calles, el Canastillo, Los Baños de Diana y, finalmente, la Fama.