ponche-segoviano

Receta del tradicional ponche segoviano

Si tuviéramos que diseñar un menú típicamente segoviano, con su primero, segundo y postre, probablemente este último pasaría por el tradicional ponche segoviano. De hecho, en la carta de Restaurante Canónigos nunca falta, ya sea en el menú diario o en uno de los especiales.

A pesar de su nombre, el tradicional ponche segoviano no es tal, sino un contundente pastel con varias capas de bizcocho, crema pastelera, mazapán y mucha azúcar. Una de las características de esta tarta rectangular son los rombos de caramelo que la suelen decorar. Su textura es cremosa, pero la ligereza no es una de sus virtudes, así que si se quiere degustar a placer, hay que dejar hueco en el estómago.

Aquí tenéis, paso a paso, la receta del tradicional ponche segoviano.

Ingredientes

ponche segoviano

ponche segoviano

Elaboración

1. Bizcocho. Precalentar el horno a 150 grados. Batir las yemas y agregar la maicena. Llevar las tres claras a punto de nieve e incorporar las yemas con maicena. Vertir la mezcla en una fuente rectangular.

2. Antes de meter en el horno, colocar dos dedos de agua en una bandeja que irá debajo de la fuente rectangular (para cocinarlo al baño maría). Dejar 20 minutos. Al sacarlo, dejarlo enfriar en su fuente y después, cortar de manera horizontal para tener dos capas.

3. Almíbar. Mezclar en un olla agua, azúcar, cáscara de limón y una rama de canela y hervir durante 10 minutos. Cuando consiga la textura adecuada, bañar el bizcocho con él.

4. Haremos un segundo almíbar más espeso para añadir a la crema pastelera. Para ello, mezclar las yemas y la clara y batirlas bien. Por otro lado, hervir el agua y el azúcar y cuando alcance espesor de almíbar, añadir la mezcla de yemas y claras y revolver hasta lograr textura de crema pastelera. Dejar enfriar.

5. Relleno. Rellenar el bizcocho con la crema pastelera y cubrir la capa superior también.

6. Mazapán. Mezclar una clara de huevo, las almendras y el azúcar glass en un bol y amasar todo -si lo deseamos más blando, sólo hay que ir añadiendo cucharadas de agua a la masa hasta alcanzar la consistencia deseada-. Estirar la masa con un rodillo y cubrir con ella todo el bizcocho -los laterales también-. Esparcir por encima azúcar glass.

7. Presentación. Para lograr los tradicionales rombos decorativos de la superficie lo ideal es usar un molde calentado a fuego, pero como en casa no es habitual disponer de esta pieza, se puede recurrir a elaborar el dibujo de los rombos con canela o con azúcar de caña. Mantener el postre en la nevera para que no se estropee la crema pastelera.

Si no tienes tiempo o la cocina no es lo tuyo, otra opción es que te pases por Restaurante Canónigos, donde tenemos un ponche segoviano casero que es canela fina. Palabra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>