Real Sitio de San Ildefonso

Turismo por Segovia: ruta de los Reales Sitios

La variedad del patrimonio histórico y arquitectónico de Segovia permite que se ofrezcan numerosas rutas turísticas por la provincia, desde las que recorren algunos de sus principales monumentos religiosos hasta las que ofrecen escapadas gastronómicas o enológicas por algunas comarcas segovianas.

Una de las más famosas es la que visita los diferentes palacios reales que salpican las distintas poblaciones que componen el municipio del Real Sitio de San IldefonsoLa Granja, Valsaín, Riofrío y La Pradera de Navalhorno– y que tienen en el monumento del Palacio Real su principal estandarte. La elección de la zona como lugar de residencia real data de siglos anteriores, ya que la Sierra de Guadarrama fue durante la Edad Media uno de los lugares de caza favoritos de los Reyes de Castilla, quienes acabaron teniendo la exclusividad para cazar en esas tierras.

El Real Palacio de San Ildefonso, también conocido como La Granja, es una de las joyas arquitectónicas de la provincia. Su construcción comenzó en 1721 bajo el mandato de Felipe V e Isabel de Farnesio y en ella se utilizaron muchos de los materiales de otro palacio de la zona, el de Valsaín, concebido inicialmente como refugio de caza pero que había sufrido un incendio en 1697 tras el que quedó totalmente derruido.

Muy bien conservado tanto exterior como interiormente desde siempre, y gestionado en la actualidad por Patrimonio Nacional, el Palacio de La Granja es una muestra ejemplar de residencias palaciegas. En su diseño trabajaron arquitectos españoles e italianos que le dieron esa característica mezcla de estilos artísticos.

Mención aparte merecen los jardines, una vastísima extensión -146 hectáreas- que es considerada como uno de los mejores ejemplos del diseño de exteriores de la Europa del siglo XVIII. Proyectados por el jardinero francés René Carlier – y concluidos por el también francés Esteban Boutelou tras la muerte del primero-, merece la pena pasear por ellos y disfrutar de sus 21 fuentes monumentales.

Sin salir del pueblo se llega a dos grandes edificios que también fueron utilizados como instalaciones de la corte: la Casa de Infantes y el Cuartel de la Guardia de Corps, actualmente parador de turismo y centro de congresos y convenciones, respectivamente.

Otro de los imprescindibles de la visita es la Real Fábrica de Cristales, ejemplo de edificio industrial de sobresaliente arquitectura y que ha sido restaurado con buenos resultados casi en su totalidad. En la actualidad alberga el Museo Nacional del Vidrio y la Escuela-Taller de Vidrio.

La última parada en este real recorrido sería el Palacio de Riofrío, situado en un bosque de encinas por el que no es difícil observar ciervos y gamos viviendo en libertad. Se trata de un monumento cuadrangular en el que destaca su espectacular escalera y que alberga en su interior un curioso museo de caza.

Si se quiere completar la visita con una buena comida en la que degustar algunos de los productos y platos típicos de la provincia castellana, a escasos dos minutos a pie del Real Palacio de San Ildefonso se encuentra el Restaurante Canónigos. Su menú incluye platos típicos de la gastronomía de la zona, como sopa castellana con huevo de codorniz, cochifrito con patatas, judiones con gildas o tres de sus recetas más populares con esta legumbre: los judiones con almejas, con pulpo y con perdiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>