Judiones de La Granja para este frío

IMG_0022

A punto estamos de abandonar febrero y adentrarnos en el último mes del invierno, pero por las temperaturas que azotan nuestro país estas últimas semanas, poco podemos decir de la primavera. La ciclogénesis tan sonada nos está dejando helados, y aún no estamos preparados para abandonar los platos de cuchara sopera. Una vez más, os planteamos otra forma de preparar los famosos Judiones de La Granja de San Ildefonso. Así que si te perdiste la última receta de judiones y ahora te apetece prepararlo, aquí te dejamos la receta. Los ingredientes que vas a necesitar son los siguientes:

– 1 Kg de Judiones de La Granja

– 350 gramos de chorizo

– Una cebolla

– Harina (solo utilizaremos una cucharada)

– 2 unidades de morcillo de cerdo

– Aceite (100 ml)

– 3 dientes de ajo

– Hojas de laurel, perejil y sal

Preparación:

El menú es sencillo de preparar pero requiere de mucho tiempo. La cocina segoviana se caracteriza, además de por servirse de los códigos castellanos para preparar sus platos, de la paciencia propia de la cocina bien hecha, con tiempo para reposar. El judión de La Granja, por una parte, es la legumbre más popular de La Granja de San Ildefonso, y por otra parte es muy típico en las zonas castellanoleonesas. Conocido también como blanco de España o judía de Espña, tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en plato único en lugar de ser entrante. El garbanzo de Valseca es la segunda legumbre más popular de la zona.

  • Antes que nada, será necesario dejar en reposo los judiones la noche anterior, dentro de un gran cazo lleno de agua.
  • En segundo lugar, los escurriremos al día siguiente, colocándolos al fuego en una cazuela con agua muy fría. Han de quedar bien cubiertos. Incorporaremos la hoja de laurel y esperamos a que hierva. Cuando el agua rompa a hervir, añadimos un poco de agua fría para que los judiones no se ablanden demasiado durante la primera etapa de cocción. Una vez vuelva a romper a hervir, añadimos el chorizo y los morcillos. Tapamos la cazuela y dejamos que cueza todo a fuego lento durante tres horas, aproximadamente. Es recomendable ir comprobando la textura de los judiones. Tienen que quedar tiernos pero sin acabar blandos. Tienen que mantenerse compactos.
  • Durante esas tres horas, tenemos tiempo suficiente para ir pelando la cebolla, picándola en pequeñas porciones antes de freírla a fuego lento en una sartén aparte. Cuando esté blanda y transparente, la apartamos del fuego y reservamos.
  • En un mortero, por otro lado, majamos los tres dientes de ajo, el perejil y también añadimos sal a gusto de cada uno. Lo apartamos a un lado una vez esté hecho e incorporamos la cebolla frita y la cucharada de harina. También se le puede meter pimentón si se quiere. Se remueve todo en la misma sartén de la cebolla y luego se incorpora al guiso, una vez éste esté listo. Ponemos en remojo los judiones, añadiéndolos de nuevo al cazo y es entonces cuando incorporamos la mezcla preparada con la cebolla, harina y demás.
  • Cuando esté todo hecho, a fuego lento, probamos y rectificamos con la sal que queramos. Lo que queda por hacer será sacar el chorizo y la carne del guiso para cortarlo en trozos y después volver a incorporarlos a la cazuela.

¡Listo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>